Los estudios muestran cómo la sudoración puede ser buena para su salud

Álvaro Gálvez
2 minutos
Los estudios muestran cómo la sudoración puede ser buena para su salud

4. La sudoración puede reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer y demencia

Tanto el ejercicio como la sudoración pasiva (uso periódico de la sauna) pueden reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer y demencia.

Un estudio de 2016 mostró una asociación entre el uso de la sauna y la reducción del riesgo de enfermedad de Alzheimer y demencia entre los hombres finlandeses. Si bien la causa de estas enfermedades no se comprende ampliamente, otros estudios han demostrado que el ejercicio moderado, como caminar regularmente, aumenta el tamaño de las áreas del cerebro relacionadas con la planificación y la memoria, lo que generalmente retrasa el progreso del deterioro cognitivo.

Los experimentos en diferentes grupos de edad muestran que el hipocampo, la parte del cerebro asociada con la memoria y el aprendizaje, responde bien al ejercicio aeróbico y crece a medida que aumenta la condición física.

5. La sudoración puede proteger tu cuerpo de las bacterias

Nuestros cuerpos tienen muchos mecanismos de defensa para protegerse contra bacterias y enfermedades. Esta es un área donde brilla el sudor. El sudor contiene una concentración de péptidos antimicrobianos llamados dermcidin que protege la piel de las bacterias externas. Como una de las primeras líneas de defensa para su cuerpo, algunos investigadores dicen que es más efectivo que los antibióticos tradicionales porque los gérmenes no pueden desarrollar resistencia rápidamente.

Sin embargo, esto no es lo mismo que “desintoxicar” el cuerpo a través del sudor. Las sesiones intensas de sudor tienden a ser falsamente glorificadas como formas de eliminar las toxinas de su cuerpo cuando el mérito de ese trabajo en realidad se debe al hígado y los riñones. Si bien se pueden detectar pequeñas cantidades de sustancias tóxicas en el sudor, el acto de sudar no es una forma eficiente para que el cuerpo se deshaga de las sustancias nocivas.

Antes de buscar intencionalmente el calor, considere:

Todos los estudios centrados en el entrenamiento con calor y el aumento de la forma física se realizaron en un entorno controlado y supervisado de cerca. Si elige incorporar la terapia de calor en su entrenamiento, primero consulte a un médico para determinar si es seguro para usted, luego comience lentamente, sea estratégico y mantenga ciertos factores bajo su control.

  • La sudoración excesiva puede conducir a peligrosos estados de deshidratación. Siempre comience su entrenamiento hidratado y continúe hidratándose, y reemplace los electrolitos después de hacer ejercicio.
  • Limite la cantidad de tiempo en el calor.
  • Al igual que no harías un entrenamiento de velocidad todos los días, no se recomienda correr en condiciones de calor extremo o excesivo todos los días.
  • Correr en el calor siempre es más difícil para tu cuerpo que en temperaturas más frías. Si tiene un entrenamiento extremadamente agotador o difícil, generalmente es mejor completarlo en la parte más fresca del día, luego hacer una carrera corta y fácil en las horas más cálidas si desea agregar ese estrés por calor estratégico.
  • Use el entrenamiento de calor con cuidado. Una carrera en el calor es equivalente a un día duro. Sea estratégico sobre cuándo usar estos días y siempre deje que su cuerpo descanse en el medio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.