Guía del corredor sobre otros deportes

Una de las mejores cosas de correr es que te da la forma física y la confianza para probar otras actividades. Es mucho más probable que diga que sí a un juego de tenis, baloncesto o un juego de etiqueta con sus hijos cuando se sienta cómodo, fuerte y enérgico.

Además, otros deportes pueden ayudarlo a correr, al fortalecer los músculos que normalmente no se ejercitan cuando simplemente está registrando millas.

“Muchos deportes y actividades que no son carreras requieren movimiento lateral, cambios frecuentes de dirección, arranques y paradas repentinas e incluso carreras de velocidad”, dice el entrenador y fisiólogo del ejercicio Adam St. Pierre, de ASTP Coaching con sede en Boulder.

“Algunas lesiones por correr son el resultado de una fuerza insuficiente en la dirección lateral”, dice St. Pierre. “Por lo tanto, jugar al tenis con regularidad, por ejemplo, podría ayudarlo a correr… ¡suponiendo que no se lastime jugando al tenis!”.

Estos son los cuatro pasos que St. Pierre recomienda para probar nuevos deportes de manera segura mientras mantienes tu entrenamiento de carrera por buen camino.


Calienta primero.

Nunca es una buena idea saltar a cualquier entrenamiento desde un punto muerto. Comience caminando y trotando suavemente, seguido de algunos movimientos de piernas. Luego, muévase hacia los movimientos laterales y las vides de karaoke, que preparan el cuerpo para moverse de lado a lado.

Incluso más importante que el calentamiento es conocer tus limitaciones. Adéntrate gradualmente en tu nuevo deporte y aumenta tu fuerza y ​​nivel de actividad, tal como lo harías con el entrenamiento para una carrera a pie.

Obtener el momento adecuado.

Cada vez que intente una actividad nueva o diferente, puede sentir dolor. Así que evita hacer cualquier actividad nueva el día antes de un entrenamiento clave, como una sesión de velocidad o una carrera larga. Sin embargo, es posible que esté bien hacerlo después de un entrenamiento duro, siempre que acumule tiempo de recuperación adicional.

Entiende los beneficios.

En general, la incorporación regular de una variedad de actividades a su rutina complementará su carrera. Hacerlo de una a tres veces por semana puede prevenir el dolor excesivo. Asegúrese de incorporar también algo de entrenamiento de fuerza. “El entrenamiento de fuerza te prepara para ser un atleta más adaptable y flexible”, dice St. Pierre. “Además, te hace menos propenso a lesionarte”.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.