En Huntsville, Black Girls Run promueve estilos de vida saludables

BGR no es solo un grupo de corredores regular. Es una comunidad, y necesitamos esa comunidad aquí. Las damas lo esperan con ansias. Miran la página de Facebook. Esperan reunirse con otros para ayudar a motivarlos. Tenemos más de 700 miembros en la página. Alrededor de 50-100 son más activos, pero otros están viendo la página. Puede que no los veamos, pero se me han acercado extraños en público y me han dicho que miran la página de BGR y que se están inspirando para salir y caminar o correr. Los otros conductores de carrera dicen que la gente les dice lo mismo.

Hay muchas de estas mujeres que buscan una comunidad y quieren volver a correr y estar en forma. Creo que es importante que las comunidades de Huntsville vean cómo el ejercicio físico y la alimentación saludable pueden ayudarnos a vivir más tiempo, sentirnos mejor y ser felices.

Sirve en la junta directiva de Girls on the Run y ​​también es coordinadora voluntaria del programa. ¿Cómo te involucraste con ellos?

Trabajé para Boys and Girls Club y estaba buscando actividades para las niñas. Los chicos allí tienen muchas actividades que pueden hacer. Las chicas tienen opciones para animar o bailar, pero no tanta actividad física como los chicos, y quería encontrarles algo que hacer.

Seis meses después, recibí un correo electrónico de Tonya (directora ejecutiva de GOTR del norte de Alabama) sobre traer Girls on the Run al área. Me uní al comité directivo y vimos la necesidad del programa.

Las niñas de tercero a quinto grado todavía están aprendiendo por sí mismas. Pueden molestarse o pensar ciertas cosas sobre sí mismos. El programa está basado en el plan de estudios. No solo les estamos enseñando sobre habilidades para usar en sus vidas, sino que también les estamos enseñando sobre cómo estar saludables.

Cuando se reúnen dos veces por semana, se fijan una meta sobre cuántas vueltas quieren caminar o correr. O salta, trota o salta. ¡Les decimos que no tienen que ejecutarlo! Establecen una meta de hasta dónde quieren llegar. O alcanzan su objetivo o van más allá. Y siempre tienen la sensación de sentirse bien, sentirse positivos. Creo que es importante que esa organización esté disponible para las niñas de todo el mundo.

¿Cómo empezaste a correr?

Empecé tratando de correr más rápido que los chicos del vecindario y luego, en la escuela secundaria, me uní al equipo de atletismo. Mi entrenador me hizo correr la distancia, pero yo quería correr a toda velocidad. Estaría en una carrera de una milla y me retiraría después de los 800 metros porque no quería hacerlo. Pero en 2014, mi mejor amiga me obligaría a correr con ella.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.