El mejor ejercicio de fuerza para corredores

Algunos corredores se sienten decepcionados cuando se enteran de que necesitan hacer algo más que correr para mejorar su forma de correr. Sí, has leído bien. Agregar entrenamiento de fuerza regular puede ser más beneficioso que acumular más millas. Puede sonar contradictorio, ¡pero no temas! El entrenador Nate tiene el ejercicio de entrenamiento de fuerza número uno para llevar tu carrera al siguiente nivel.

Debido a que correr requiere fuerza y ​​estabilidad en la cadera y el tobillo, el ejercicio de fuerza número uno exagera estos requisitos al mantener el equilibrio sobre una pierna. Introduzca la posición en cuclillas camarones. Realice este ejercicio 1-2 veces por semana como parte de su rutina de fuerza para correr fuerte de principio a fin.

Para prepararte para la sentadilla de camarones completa, primero intenta bajar a una posición de estocada invertida. El dedo del pie debe tocar el suelo, seguido de la rodilla. Ese es el nivel uno.

Una vez que haya dominado esto, puede intentar realizar una estocada inversa con el dedo del pie y la rodilla golpeando el suelo al mismo tiempo. En este ejercicio, tendrá que agacharse más profundo antes de que la rodilla y el dedo del pie golpeen. Es este mayor rango de movimiento lo que hace que esto sea tan desafiante. Ese es el nivel dos.

La sentadilla de camarón completa es cuando tu rodilla golpea el suelo antes que tu dedo del pie. Muévase lenta y deliberadamente, especialmente a medida que su rodilla se acerca al suelo. Está bien si no puedes hacer el movimiento completo en el primer intento, así que quédate con el nivel que te desafía pero que aún te permite completar de 3 a 5 repeticiones por lado durante 3 a 5 series.

Al realizar la sentadilla de camarones, asegúrese de que sus caderas estén niveladas manteniendo un espacio entre sus rodillas. Esto ayudará con el equilibrio y la estabilidad. No olvides estirar después de cada entrenamiento para que tus músculos puedan recuperarse adecuadamente.

Con unas cuantas sesiones de práctica te sentirás más confiado, tu rango de movimiento mejorará, tus caderas y tobillos serán mucho más estables, y tus glúteos, isquiotibiales y cuádriceps funcionarán a toda máquina.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.