|

10 consejos para padres ocupados que quieren ponerse en forma

8. Consiga su sueño

La cantidad de sueño que obtienes por la noche puede tener un efecto directo en la cantidad de calorías que consumes durante el día. En primer lugar, la falta de sueño equivale a una necesidad de energía. Muchos padres no tienen tiempo para descansar, por lo que la solución es tomar una bebida azucarada con cafeína o un refrigerio no tan saludable para obtener un impulso rápido.

Además, las hormonas que regulan el apetito, el metabolismo y la quema de calorías se equilibran por la noche mientras duermes. La privación del sueño da como resultado más sensación de hambre al día siguiente y una desaceleración general del metabolismo, lo que conduce al aumento de peso. Sin mencionar que estás tan cansado al final del día que apenas puedes llegar a casa para cenar, y mucho menos hacer un viaje al gimnasio.

9. Mantente hidratado

Beber mucha agua ayuda a estimular su metabolismo y limpiar su cuerpo de desechos. También ayuda a que su cuerpo retenga menos agua en general, lo que lo lleva a perder esos kilos de más de agua. Estar hidratado también lo ayuda a evitar ingerir calorías adicionales de bebidas azucaradas.

Y el agua es simplemente buena para ti. Te sentirás mejor, tendrás más energía y podrás esforzarte más durante los entrenamientos si te mantienes hidratado.

¿No te gusta el sabor del agua corriente? Agregue algunos sabores naturales de limones, naranjas, pepinos, bayas o menta para mantener felices sus papilas gustativas.

10. Obtenga apoyo y responsabilidad

Como padre ocupado, mantenerse en forma requiere mucho apoyo. Es mucho más difícil mantenerse comprometido con sus objetivos si lo hace solo.

Trabajar con un entrenador o tener compañeros de entrenamiento es una excelente manera de mantenerte responsable. Será menos probable que cancele o se salte su entrenamiento si se encuentra con amigos para una caminata o una clase de ejercicios en grupo. Compartir sus metas con su cónyuge, familiares y amigos que lo alentarán y apoyarán también puede ayudarlo a mantenerse motivado incluso cuando tenga ganas de darse por vencido.

Solo recuerda ser paciente contigo mismo. Tu día no siempre va a salir según lo planeado. La vida pasa. Los niños se enferman. Te sientes abrumado. Hacer sus entrenamientos y mantenerse al día con hábitos saludables es un desafío para cualquiera, y mucho menos para un padre que hace malabarismos con múltiples roles a la vez. No siempre será perfecto, pero la consistencia es el elemento más importante para el éxito.

 

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.