|

Cómo seguir corriendo fuerte a cualquier edad

Para muchos corredores, correr es más que una forma de mantenerse en forma. Es una manera de despejar nuestra mente, conectar con nuestro cuerpo y poner a prueba nuestros límites. Proporciona un escape confiable del estrés diario durante todas las etapas de la vida de un corredor.

A menudo escuchamos que correr puede agregar años a nuestras vidas. Pero correr es una actividad de alto impacto que provoca tensión en los músculos y las articulaciones. Entonces, ¿qué podemos hacer para aumentar nuestra longevidad corriendo?

“Las lesiones más comunes que vemos en los corredores mayores son las lesiones por tensión en la rodilla, el pie o el tobillo y el uso excesivo de la cadera”, explica el Dr. Kevin Christie, un quiropráctico deportivo con sede en Florida que trabaja con miembros del club de corredores de Trilife Delray Beach.

Pero eso no significa que tengas que dejar de correr a medida que envejeces. Siga leyendo para saber cómo puede alargar su carrera como corredor:

Tómese el tiempo para concentrarse en la movilidad, la fuerza y ​​​​la recuperación.

Cuando estamos a punto de salir a correr, es tentador simplemente atarse los zapatos y salir. Pero es importante que sus músculos se calienten antes de cualquier actividad para reducir la posibilidad de lesiones.

“Debes asegurarte de tener un calentamiento dinámico antes de correr que no involucre estiramientos estáticos o movimientos descontrolados”, dice Christie. “Este calentamiento debe durar de tres a cinco minutos y no debe requerir que te acuestes en el suelo, para que puedas hacerlo sobre asfalto, concreto o césped”.

Sonja Friend-Uhl, poseedora del récord mundial de maestría y miembro del Atlanta Track Club, reconoce que los calentamientos más prolongados, que incluyen ejercicios de movilidad y estiramiento activo, la ayudaron a mantenerse saludable a lo largo de su carrera.

“También he puesto más énfasis en el entrenamiento de fuerza a medida que envejezco”, explica. El entrenamiento de fuerza es importante porque puede prevenir los desequilibrios musculares que conducen a lesiones.

Además del entrenamiento de fuerza, el trabajo corporal regular también puede reducir las posibilidades de lesiones.

“El trabajo corporal como el rodillo de espuma, los masajes, la técnica de liberación activa o la fisioterapia pueden prevenir las adherencias que provocan lesiones”, dice Christie. Tómalo como un permiso para disfrutar de una herramienta de masaje o un nuevo rodillo de espuma.

Escucha tu cuerpo

A los corredores a menudo se les enseña a superar la incomodidad y manejar nuestro dolor. Pero escuchar lo que tu cuerpo necesita es una forma probada y real de alargar tu carrera como corredor.

“Cuando sientas que algo no está bien, abórdalo de inmediato. No intentes pasar por ahí”, recomienda Friend-Uhl. Es mejor tomarse unos días de descanso que estar potencialmente fuera de juego durante meses.

“También comencé a tomarme dos o tres días de recuperación entre grandes esfuerzos en comparación con uno o dos días que solía tomar”, dice ella. También aconseja a los corredores que se concentren en la calidad de las millas en lugar de la cantidad. “Realmente no estoy enfocada en el alto kilometraje”, explica.

Correr demasiado kilometraje antes de que su cuerpo esté listo puede aumentar significativamente el riesgo de lesiones a largo plazo. “La mayoría de las lesiones relacionadas con la carrera ocurren con el tiempo. Aumentar gradualmente su kilometraje con un descanso óptimo puede reducir el exceso de trabajo que conduce a lesiones”, dice Christie. En otras palabras, menos es más cuando se trata de mantenerse saludable.

Tanque lleno

Alimentar nuestros cuerpos es una de las cosas más importantes que hacemos como corredores. Una nutrición adecuada (o la falta de ella) dicta cómo nos sentimos durante los entrenamientos y qué tan rápido nuestros cuerpos pueden recuperarse.

Según la Clínica Mayo, los corredores necesitan muchos carbohidratos para reemplazar el glucógeno muscular y las proteínas para estimular la reparación muscular después de una sesión de entrenamiento. Los corredores también deben esforzarse por consumir grasas saludables como el aguacate, los frutos secos o el pescado.

“La nutrición de recuperación y mis necesidades específicas de suplementos, identificadas mediante análisis de sangre y análisis de sangre regulares, me han mantenido compitiendo a un nivel de clase mundial incluso cuando me acerco a los 50 años de edad”, dice Friend-Uhl. “Trato de obtener al menos 15 gramos de proteína con 30 a 40 gramos de carbohidratos en forma líquida dentro de la media hora de terminar mi entrenamiento”.

Cualesquiera que sean tus objetivos de carrera, es importante cuidar tu cuerpo y tratarlo con cuidado para que puedas seguir registrando esas millas sin importar tu edad.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.