|

Cómo las carreras largas desarrollan la aptitud física y la fortaleza mental

1. Recuerda tu propósito

Durante un calentamiento, recuerda el propósito tanto del entrenamiento individual como del panorama general. ¿Hay un objetivo para el que estás entrenando? ¿Hay un propósito significativo detrás de por qué corres? Es mucho más fácil tolerar la incomodidad cuando sabe que hacerlo está ligado a un propósito significativo oa una meta a largo plazo. Una vez que comprende el por qué, es más fácil navegar por el cómo.

2. Encuentra un camino, no una excusa

Es fácil disuadirte de los próximos entrenamientos duros incluso antes de comenzarlos. Estás demasiado cansado. Estás dolorido. Podría llover. Hace demasiado calor/frío/viento. El primer paso para superar este escollo es reconocer cuándo está sucediendo y, en lugar de renunciar, asegurarse de que estará bien. Solo concéntrate en dar tu mejor esfuerzo ese día y evita presionarte demasiado sobre cosas que están fuera de tu control.

3. Emplea un diálogo interno positivo

Usa el poder del diálogo interno para involucrar la disposición y el optimismo a lo largo de la carrera. Cuando las cosas se pongan difíciles, repite frases positivas en tu mente para ayudarte a salir adelante. Las declaraciones «Yo soy» y «Tú eres» son excelentes maneras de comenzar. Por ejemplo, puede usar frases como «Soy capaz de hacer este esfuerzo», «Estoy acelerándome con cada paso» y «lo estás matando». También puede repetir declaraciones, como «manténgase relajado».

4. Adáptate a cualquier condición

La fortaleza mental no solo surge durante las duras sesiones de entrenamiento, sino también al superar la adversidad que se te presenta. Si el clima es miserable, abrázalo. ¿Acostumbrado a correr a una hora específica del día? Intente correr a una hora diferente de vez en cuando para practicar cambiar su rutina. Aprender cómo reacciona tu mente ante las experiencias desagradables te ayudará a formular métodos para tolerarlas y superarlas.

5. ¡Quédate con él!

En el momento en que tu cuerpo cruce el umbral hacia un área de incomodidad, tus pensamientos buscarán un lugar de refugio. Sin duda, los pensamientos negativos surgirán cuanto más tiempo y más duro corras. En esos momentos, es fundamental promulgar la autodisciplina y entrenar tu mente para tolerar la experiencia en lugar de retroceder y quitar el pie del acelerador. Desarrollar esta habilidad durante tus carreras largas y en la práctica cada día te permitirá acceder a este mismo conjunto de habilidades el día de la carrera cuando más importa.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.