|

Cómo aprendí a fomentar la comunidad mientras entrenaba solo

Durante las primeras dos millas pensé en Katrina, maestra del ritmo suave, manteniéndome controlado y estable al principio. Millas 3 y 4, mi ex compañera de equipo de maratón, Liz, estaba conmigo, conocida por mantener un ritmo, sin esfuerzo, para siempre. En las últimas tres millas, mi compañera de equipo de la universidad, Alexi, me llevó a través del tramo más difícil, mientras repetía su mantra, «quédate».

Después, le hice saber a cada persona cuán significativa fue para mí su presencia percibida ese día.

3. Dedica representantes a tus seres queridos

Mientras regresaba de una lesión y de un entrenamiento cruzado hace unos años, estaba desesperado por dejar de sentir lástima por mí mismo. Como una forma de preparar la gratitud en lugar de la autocompasión, hice una lista mental de las relaciones importantes en mi vida. La lista incluía personas que me ofrecen amor incondicional y personas que amo que estaban sufriendo más gravemente que yo.

Cada repetición en la bicicleta de spinning, elíptica o en la piscina, se la “dedicaría” a una de esas personas. Pensaría en ellos, oraría por ellos o incluso repetiría su nombre. El ejercicio me ayudó a dar perspectiva a mi propio dolor, viendo mi capacidad de moverme como un regalo y producto de la comunidad amorosa y solidaria que me rodea.

Mientras registra millas o minutos de entrenamiento cruzado, ¿a quién puede reconocer en su mente? ¿Qué relaciones significativas pueden ayudarte a superar tu incomodidad o soledad?

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.