Aprende a ser mentalmente fuerte


¿Por qué es importante la fuerza mental cuando se trata del rendimiento deportivo?
En el libro de David Epstein, The Sports Gene, habla sobre el cuerpo como las computadoras y los teléfonos inteligentes. Si lo piensa, las computadoras y los teléfonos inteligentes continuamente tienen hardware mejorado con mejores cámaras, velocidades de procesamiento, almacenamiento y resoluciones para imágenes, pero estos componentes no tienen valor sin programas de software para que el hardware funcione de manera óptima. Uso esta analogía para explicarles a los atletas que, si bien realizamos entrenamiento físico diario, a menudo descuidamos el componente de entrenamiento mental que da como resultado una preparación holística para tener éxito. Si queremos ser mentalmente fuertes, tenemos que ejecutar el programa de software adecuado para permitir que nuestros cuerpos funcionen a su máxima capacidad.

¿Dónde entra en juego aquí la pura creencia en algo?
Ah, sí, otra forma de apreciar el poder de la mente es examinando el efecto placebo. Sabemos que las personas que simplemente toman una pastilla de azúcar que creen que puede reducir el dolor de cabeza o las náuseas en realidad aliviarán estos síntomas. Los ingredientes activos deben superar a un placebo para garantizar que valga la pena un nuevo medicamento. Entonces, si creemos o desarrollamos una convicción sobre algo, el cuerpo responderá en consecuencia. Cuando se trata de rendimiento atlético, tener la mentalidad y la confianza para manejar nuestros desafíos contribuye a nuestra capacidad de ser mentalmente fuertes.

Has trabajado con muchos atletas a lo largo de los años. ¿Cuál es la mayor barrera mental que has visto en su capacidad para desempeñarse bien?
Es difícil precisar una barrera universal para todos los atletas porque hay muchos factores que importan en diferentes niveles del deporte y diferentes factores que importan para diferentes personas. Pero si tuviera que señalar un factor que veo con más frecuencia, es cómo los atletas luchan por crear una relación con sus nervios.

Estamos condicionados a pensar que estar nervioso es algo malo, pero los nervios se originan en un lugar de preocupación por lo que estamos a punto de hacer. Los atletas entrenan duro para tener un buen desempeño, por lo que, naturalmente, nos ponemos nerviosos porque queremos tener éxito. Aprender a encontrar comodidad cuando el deporte se vuelve incómodo es un factor determinante importante para ser o no un buen atleta o un gran atleta.

¿Cómo juega el optimismo en todo esto? ¿Hace alguna diferencia?
El optimismo es un componente crucial de la resiliencia. Varios estudios en el deporte, la educación y el ejército confirman que el optimismo es el ingrediente principal para superar el estrés y la adversidad. Desafortunadamente, el optimismo también tiene mala reputación porque la gente piensa que una persona optimista piensa que el mundo siempre es “sol y arcoíris” y es demasiado alegre.

Sin embargo, en realidad, el optimismo en su esencia es creer que puedes cambiar tus circunstancias para mejorar tu futuro. El optimismo debe basarse en la realidad. Si no crees que puedes cambiar las cosas para mejorar, entonces te falta optimismo. Si va a atravesar un momento difícil, el optimismo es crucial para encontrar un camino para salir de la adversidad y volver a un estado próspero y de alto rendimiento.

Y, finalmente, ¿cómo recomienda mejorar la destreza mental de uno para no solo desempeñarse mejor sino sentirse mejor y más feliz haciéndolo?
Tus pensamientos durante la competencia determinan qué tan bien te desempeñas. Si los atletas pueden volverse más conscientes de cómo piensan durante situaciones difíciles, entonces pueden hacer un cambio intencionado en la forma en que reaccionan ante situaciones difíciles (tanto cognitiva como emocionalmente). Darse cuenta de que está pensando de una manera que es ineficaz y reactiva en lugar de pensar de una manera receptiva, efectiva y que lo ayuda a tomar medidas decididas para lograr sus objetivos es vital para sentirse más seguro, divertirse y mejorar el rendimiento.

Entonces, la próxima vez que encuentre dificultades, pregúntese lo siguiente:

1) ¿Cómo tiendes a pensar/qué te dices a ti mismo?
2) ¿Cómo te hace sentir eso?
3) ¿Qué le está haciendo a su comportamiento?

Si tu respuesta a alguna de estas preguntas es que tiendes a ser duro y demasiado pesimista; sentirse frustrado, enojado, triste; o tiene un lenguaje corporal deficiente, ansiedad o miedo, o mayor estrés, entonces necesita hacer cambios en su diálogo interno. Esto impulsará un cambio efectivo y positivo en sus emociones y comportamientos.


El Dr. Stephen P. Gonzalez, PhD, CMPC es Profesor Asistente de Psicología Deportiva en el Departamento de Kinesiología, Estudios Deportivos y Educación Física en The College at Brockport, State University of New York. El Dr. González también se desempeña como Director de Acondicionamiento Mental para el Departamento Atlético de Brockport Golden Eagles y consulta a atletas de secundaria, universitarios y profesionales, así como al personal militar de los EE. UU. sobre cómo mejorar su preparación mental y rendimiento. Para hacer preguntas o hacer un seguimiento, siga al Dr. González en Twitter @StevePGonzalez o en la web www.stephen-gonzalez.com.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.