8 errores comunes al correr que debes evitar

4. Ignorar el dolor

Como corredor, aprendes a sentirte cómodo con la incomodidad, lo que te ayuda a correr más tiempo y ser más rápido. Pero hay una gran diferencia entre superar la fatiga e ignorar las señales de advertencia de tu cuerpo sobre el verdadero dolor mientras corres. Es difícil notar la diferencia al principio, pero con el tiempo aprenderá cómo se siente su cuerpo cuando necesita zapatos nuevos, necesita hacer más trabajo de fuerza o necesita tomar un día de descanso adicional para recuperarse.

En una llamada de Zoom con Trilife, la corredora profesional de carreras de obstáculos, Emma Coburn, dice: “Hay una diferencia entre los dolores y molestias y las lesiones verdaderas. Honestamente, esa es una lucha que todo atleta tiene y creo que es muy individual. Conozco las tendencias en mi cuerpo. Entonces, si me duele la rodilla por un día, no me voy a asustar porque sé que eso significa que mis cuádriceps están apretados. Conozco mi cuerpo lo suficientemente bien como para decir, bueno, ese dolor, eso es diferente y está en un lugar aterrador. Puede resolver problemas siguiendo sus propios patrones y tendencias, pero también, no tenga miedo de pedir ayuda. Vaya a ver a un fisioterapeuta o masajista que sea un experto en el cuerpo humano”.

La fisioterapeuta Miriam Salloum (también conocida como la mecánica del corredor), de Asheville, NC, recomienda actuar de inmediato si comienza a sentir un dolor constante mientras corre. Cuanto antes aborde el problema, mayores serán sus posibilidades de solucionarlo sin experimentar una lesión en toda regla.

Reduce la distancia y la intensidad durante unos días en lugar de quedarte al margen durante varias semanas o meses. Lea aquí las recomendaciones de Salloum sobre qué hacer cuando sienta que se avecina una lesión.

5. No descansar lo suficiente

El descanso y el tiempo libre pueden ser un concepto aterrador para algunos corredores. Correr te hace sentir bien, ¿por qué querrías dejar de hacerlo?

Si bien correr beneficia tu salud de muchas maneras, también es un movimiento repetitivo que impacta tu cuerpo con cada paso. Tus huesos, tejidos y sistemas musculares necesitan dormir lo suficiente cada noche para repararse y adaptarse a tu entrenamiento. Los mismos sistemas también se benefician de días de descanso ocasionales.

En una entrevista con Trilife, el entrenador de carreras de resistencia, Maxx Antush de Bellingham, WA, recomienda programar semanas regulares de recuperación en las que los atletas continúan corriendo, pero disminuyen el kilometraje y la intensidad.

“Al permitir que su cuerpo se recupere y se adapte adecuadamente del entrenamiento duro, puede aplicar más estrés y, en última instancia, estimular más mejoras en el futuro”, dice Antush. “Tomar semanas de recuperación programadas tiene el potencial de evitar lesiones musculoesqueléticas antes de que ocurran y le permite a su cuerpo la oportunidad de absorber el entrenamiento que ha estado haciendo”.

Hay muchas formas de abordar la recuperación, y la “mejor” opción depende del individuo, su entrenamiento y su nivel de experiencia. A algunos corredores les gusta tomarse al menos un día libre a la semana. Otros se tomarán semanas o un mes de descanso después de un largo ciclo de entrenamiento. No importa lo que elijas, ten en cuenta cómo se siente tu cuerpo. Si te sientes constantemente cansado, puede ser hora de tomar un descanso.

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.